A pesar de hallarse en funciones, el Gobierno Central ha comunicado al Concello de Pontevedra que saca a licitación por 2 millones de euros, el proyecto de extender la pasarela peatonal de Orillamar, la llamada «ruta del colesterol» que diariamente emplean muchísimos pontevedreses.

La obra consistiría en alargar el actual paseo hasta Marín, conectando la pasarela que arranca de la playa de Os Placeres y el paseo peatonal que sale desde la antigua sede de la Junta de Obras del Puerto de Pontevedra en As Corbaceiras. El proyecto debería ejecutarse en nueve meses.

En nombre del gobierno municipal de Pontevedra, la concejala Carme da Silva ha valorado como «una noticia muy positiva» el anuncio de esta licitación ya que se trata de un proyecto que el Concello ha venido peleando desde hace años.