A partir de hoy, 1 de julio, se prohíben las quemas controladas. La Xunta de Galicia deja en suspenso todos los permisos.
En la provincia de Pontevedra hay 15 zonas de alto ríesgo y en la coruñesa, 7 según la evaluación realizada por la Xunta de Galicia.
Por otra la Consellería de Medio Rural está comenzando a notificar multas a los propietarios de fincas que no han sido rozadas, por incumplir la normativa de prevención de incendios forestales que entró en vigor en 2018.