Anoche Pontevedra estaba a reventar. Al atardecer ya comenzaron los problemas de tráfico con retenciones en las diferentes entradas a la ciudad y los aparcamientos absolutamente colmados.

La afluencia de público estaba muy relacionado con la oferta de conciertos musicales de anoche. En la plaza de La Herrería el grupo musical vigués Broken Peach ofreció su actuación desde la nueve de la noche. Un repertorio de clásicos de la música contemporánea adaptado a su técnica vocalista y a la estética «pin up» que ponen en escena.

Y a partir de las diez y media de la noche fue el turno para Rozalén. La cantante extremeña abarrotó la plaza de España y la calle Michelena que recogió el público que desbordaba. Desde el primer minuto de su concierto conectó con el público que tarareaba sus éxitos y le reconoció su excelente voz, dotes interpretativas y el compromiso de sus letras ya que es autora de la practica totalidad de los temas que canta.