La ley de Impulso Demográfico que promueve la Xunta recoge un arsenal de medidas para fomentar la natalidad y recuperar población. La Xunta afirma que va a gastar 700 millones de euros anuales para intentar incentivar que las parejas jóvenes tengan descendencia, mediante diversos estímulos económicos. Entre ellos la «Tarxeta Benvida» que recogerá mayores incentivos para las parejas que vivan en el rural.