Cuando Pedro Sánchez se tenga que plantear formar nuevo Gobierno -si es que prospera la investidura- ya sabe que no podrá contar con Josep Borrell quien abandonará el Ministerio de Asuntos Exteriores. Será el nuevo jefe de la diplomacia de la Unión Europea. Su nombramiento, producto de los acuerdos entre los presidentes y primeros ministros de los 23 países miembros en la larga cumbre de Bruselas, otorga más peso a España en el concierto europeo y mundial.

Por ese motivo Pedro Sánchez dijo en rueda de prensa que «España vuelve a contar en la política europea».