Quedan 57 días para que se convoquen elecciones generales anticipadas en España si hasta el 23 de septiembre no hay un candidato a presidente del Gobierno que se investido con mayoría parlamentaria. Algo cada vez más díficil de creer.

Después de fracasar la tentativa de gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, la sensación es que Pedro Sánchez consideraría que los puentes están rotos. Pese a que desde la formación de Pablo Iglesias se han reiterado invitaciones a reanudar negociaciones en cuanto los socialistas se lo indiquen.

Para el PSOE la negativa de Unidas Podemos a aceptar la última oferta (una vicepresidencia de asuntos sociales y tres ministerios: Igualdad, Vivienda y Sanidad) fue «una evidencia de que no querían el acuerdo» según interpretación de José Luis Avalos, el ministro de Fomento y nº2 del Partido Socialista que así lo decía en una entrevista con Faro de Vigo.

Por contra, desde Unidas Podemos, el fracaso de la negociación «sólo es atribuíble a la negativa de Sánchez a compartir gobierno y a su afán de buscar un acuerdo con la derecha», según la crítica expresada por dirigentes de la formación morada.

La cuestión es que el Rey Felipe VI no va a convocar de momento a los líderes políticos y que en un par de días comenzará la desbandada de todos ellos hacia sus lugares de vacaciones.