Sigue tensándose la relación entre PSOE y Unidas Podemos con declaraciones sobre el desarrollo de las negociaciones que inducen muchas dudas sobre que prosperen en acuerdo. Por lo menos de cara a la primera tentativa de investidura que se desarrollará en la primera quincena de julio, en fecha por decidir.

Ha sido Irene Montero, la portavoz parlamentaria y pareja de Pablo Iglesias quien desveló hace unas horas, que en la reunión de ayer «Pedro Sánchez nos comunicó que ha decidido buscar el apoyo de la derecha e ir a una investidura probablemente frsutrada por que no sumaría los votos necesarios». Según la dirigente de Unidas Podemos, «el PSOE solo negociará de veras con nosotras si no consigue el apoyo de Ciudadanos» y atribuyó a esa estrategia de Pedro Sánchez, el parón de las negociaciones de PSOE y Podemos.

Desde el PSOE, Adriana Lastra, la número 3 del partido, negó que «tengamos una preferencia por Ciudadanos» y exigió a Unidas Podemos que «sean claros y le digan a la opinión pública si van a volver a votar contra un presidente de izquierdas como hicieron hace tres años y por tanto si van a equiparar, votando igual, con el PP, Ciudadanos y Vox