Un perro de raza mastín que pertenece a un vecino de una aldea de Viana do Bolo atacó inesperadamente a dos mujeres, hijas del propietario del can, a un yerno y a una vecina que acudió en su ayuda al oír los gritos. Tres de las personas mordidas están hospitalizadas en Ourense con heridas de gravedad.

El mastín no está considerado una raza peligrosa y este ejemplar nunca había dado problemas de conducta.

Algunos vecinos atribuyen el comportamiento del perro a la presencia de una perra en celo. La cuestión es que tras el ataque fue neutralizado con un dardo inmovilizante por los efectivos del Seprona de la Guardia Civil que acudieron a atender la alerta, pero que habían podido capturarlo cuando caía la noche.