En estos días diversas ciudades y villas encienden sus respectivos alumbrados y decoraciones de Nadal. La singularidad es un grado.

En O Grove vuelven a apostar por promocionar el producto local. De modo que la villa que celebra desde hace muchos años la conocidísima Festa do Marisco, tiene como símbolo de ornato navideño, un árbol hecho a base de conchas de centollos. Ya se habia estrenado en 2018 y ayer volvió. Su inauguración coincidió con la conclusión de la  Xornadas Gastronómicas da Centola.

Ayer también estrenó su alumbrado navideño la villa de O Porriño donde la cantante local Noemí Fernández, subcampeona de «La Voz Kids» dio un concierto y después fue la encargada de accionar el interruptor de encendido.

Y en Vigo, sin duda la ciudad totem de Galicia en esta materia, siguen saliendo números espectaculares. Así se supo que en el pasado fin de semana tuvieron 30.000 pasajeros en la noria gigante.