El Consejo de Ministros decidió aprobar la Declaración de Emergencia Climática y Ambiental de España, con la que el Gobierno se compromete a adoptar 30 líneas de acción prioritarias y cinco de ellas en los primeros cien días de Gobierno, para luchar contra el cambio climático.

La ministra portavoz explicó que la decisión sintoniza con las medidas aprobadas por la UE de modo que el Gobierno de España sitúa al cambio climático y la transición justa como eje transversal de su acción política.

Así, ha señalado que el objetivo de esta declaración es lograr un proyecto de futuro común, más justo y equitativo, que aproveche las oportunidades de la transición ecológica mediante políticas públicas trasversales, que pongan al ciudadano en el centro.