El Partido Socialista sigue sondeando la posibilidad de obtener algún tipo de apoyo de Esquerra Republicana de Cataluña para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. De momento lo único claro es que habrá una tercera reunión a la vuelta del «puente» festivo.

Ayer noche, el segundo encuentro finalizó con dos detalles a ponderar: ambos partidos emitieron el mismo comunicado. Y en ese comunicado ambos inciden en que en Cataluña hay un «conflicto político».

El PSOE y Esquerra coincidieron en ese conflicto político se debe «resolver políticamente». Es decir, aparentemente, el Partido Socialista ha comprado el mensaje de ERC.