El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha pedido a los 90.000 gallegos que han sido vacunados con AstraZeneca que informen a las autoridades sanitarias de «cualquier atisbo» de efecto secundario grave, como «dolores de cabeza o sintomatología similar».

«Galicia aguarda celeridad» según la petición del presidente Feijóo tanto a la Agencia Europea del Medicamento como a su homóloga en España que dirige la gallega María Jesús Lama, en el estudio de los casos de trombosis detectados.

Mientras y según el presidente de la Xunta, el SERGAS tiene en «seguimiento» a las 90.000 personas que recibieron esta vacuna en la comunidad. «Les pedimos que, ante cualquier atisbo de dolor de cabeza o sintomatología similar, se pongan en contacto con su médico de cabecera o con el Sergas».

La Agencia Europea del Medicamento, ha recordado Núñez Feijóo, «sigue afirmando que la vacuna es segura, fiable y efectiva» y «trae muchos más beneficios que perjuicios». Sin embargo, ha explicado, es mejor ser «prudente» y analizar «cual es la causa definitiva» de los trombos detectados en varios países, tres de ellos en personas españolas –una de las cuales, una profesora malagueña falleció a causa de un ictus–.