Dos desprendimientos de tierras causados por las escorrentías generadas por tantas lluvias ocasionaron sendos cortes de tráfico en la N-550 en Caldas de Reis; y en la A-55, en la salida 7A  que enlaza con la AP-9  a la altura de Puxeiros.

El corte de Caldas afecta a la variante de Caldas que ha tenido que ser cortada al tráfico desde la madrugada del lunes. Se mantienen desvíos mientras se realizan los trabajos de limpieza la calzada y de consolidación de los taludes afectados por el corrimiento de tierras.