El agente vigués Iván Alvarez, quien resultó gravísimamente herido en los disturbios del viernes noche en Barcelona, ya responde a los estímulos y parece mejorar después de varios días en situación crítica.

Según la información facilitada por el Sindicato Unificado de Policía (SUP), el agente que padece traumatismo cráneo encefálico, evoluciona de forma «favorable», aunque permanece en la UCI con respiración asistida.

Mientras tanto ayer una treintena de agentes antidisturbios de la unidad de A Coruña regresaron a  la ciudad herculina donde fueron recibido con gritos de «No estáis solos».