El Gobierno de España se apresta a afrontar unos meses muy complicados en términos económicos.

Ha sido la vicepresidenta primera y ministra de Economía, la gallega Nadia Calviño la encargada de avisarnos con sucesivas declaraciones desde el lunes que aparcan el optimismo anterior y se instalan en una visión realista.

Calviño avisó que a consecuencia de la incertidumbre internacional, la carestía de las energías y la inflación galopante «los próximos meses van a ser complejos» debido a una esperada escalada de precios.

Lo que el Gobierno no se esperaba es que todo este terremoto económico acabara dando al traste con todas las previsiones que manejaba para este 2022. El problema es que el IPC ya sobrepasó el listón de los dígitos. En junio, 10,8% .