Es sabido que los repartidores de las plataformas logísticas de compra on line, conocidos popularmente como «riders» tiene un trabajo muy duro e inestable dado que son, en su mayoría, falsos autónomos que en realidad tienen condiciones de asalariados muy exigidos.

La compañía más importante del mundo, «Amazon» ha terminado reconociendo que algunos de sus repartidores van con los tiempos tan tasados que tienen que terminar meando en botellas para no perder tiempo deteniéndose a orinar.

La multinacional tardo en reconocer que sí que estaba ocurriendo esto tras la denuncia que al respecto realizó un congresista norteamericano, Mark Pocan (demócrata), quien desveló en Twitter esta situación que afecta a los repartidores de «Amazon». en la empresa: «Pagar a los trabajadores 15 dólares por hora no lo convierte en un lugar de trabajo progresista cuando se destruye un sindicato y se hace que los trabajadores orinen en botellas de agua», deslizó en marzo.

La multinacional ha terminado admitiéndolo pero poniendo por excusa «que los conductores pueden tener problemas para encontrar baños debido al tráfico o, a veces, a las rutas rurales, y este ha sido especialmente el caso durante la covid, cuando se han cerrado muchos baños públicos».

«Es un problema que viene de largo y que afecta a toda la industria, no es específico de Amazon» ha manifestado la multinacional que preside el multimillonario Jeff Bezos.