Los 19 españoles repatríados de Wuhan que han permanecido en cuarentena en el Hospital Militar Gómez Ulla de Madrid ya han abandono ese centro sanitario y se han trasladado a sus domicilios. Entre ellos el arousano Salvador Abalo que reside a las afueras de Madrid.

Desde su casa en Navalcarnero declaró por teléfono al periódico «La Voz de Galicia» que está deseando normalizar su vida y mientras no regresa a su trabajo como entrenador en Wuhan, espera «ver adestramentos do Alcorcón, do Leganés…, e partidos de equipos de Madrid; a seguir aprendendo». Y en cuanto pueda, «ir a Carril (Vilagarcía) a ver a miña familia, e comer un bocadillo de polbo e unhas ameixas», según manifestó.

Deja una respuesta